martes, 10 de abril de 2012

Testimonio de sanidad de cáncer invasivo de seno

.

NOEMI RIVERA
Mi nombre es Noemí de Rivera, soy una hija de Dios. Una persona que siempre he estado pendiente de mi salud, por lo que anualmente me he hecho mis correspondientes exámenes de mamografía y todo había salido muy bien en los años anteriores.

Pero a inicios de el año 2009, para el mes de Febrero me hice el examen de mamografía y le consulté al Doctor como había salido y me dijo que aparecía en mi seno derecho un tumor y que era necesario hacerme una biopsia para saber si era benigno o maligno. Confiada en Dios que no era nada grave con esa noticia me dirigí hacia mi casa para contárselo a mi familia; pero estando todos reunidos nos embargó la aflicción, decidimos ponernos en oración con mi familia y también pedimos a nuestros hermanos en Cristo que oraran por nosotros por mi salud y la fortaleza en nuestras vidas, para que Dios hiciera un milagro en mi vida y que el tumor llegara a ser benigno. Le orabamos al Señor Jesús con todo mi corazón para que tuviera misericordia de mi y esperaba en El.

Así pasaron los días y en una reunión de oración , Dios habló a mi vida dándome una palabra profética a través de una sierva de Dios, donde me declaraba el Señor que “RECIBIERA MI SANIDAD COMPLETA, Y QUE CREYERA EN EL, QUE NO ERA UN DIOS DE A MEDIAS” ese día me sentía desfallecer por la incertidumbre, pero al recibir la palabra de Dios en mi oído sentí que Dios me había inyectado vida y que El ya había hecho el milagro, le di gracias a Dios , le alabé y me aferré a la palabra que me dio.

Llegó el día en el mes de mayo de hacerme la cirugía para la biopsia ; pero a los 3 días me estaba llamando el Doctor a mi casa para que llegaramos mi esposo y yo a su clínica para darnos el resultado de la biopsia y su diagnóstico y llegamos donde el Doctor con mi esposo y el Doctor me dijo: “Señora usted tiene cáncer invasivo en su seno derecho y tengo que darle un tratamiento de 6 quimioterapias y hacerle la mastectomía”, escuché tranquila su diagnóstico; pero en mi corazón yo tenía la certeza que Dios ya me había sanado porque su palabra es vida y hay que creerla y se molestó conmigo el Doctor y me dijo señora que no entiende lo que le estoy diciendo?, si Doctor le entiendo. Pero sentía que Dios me decía "estas sana".

Así fue como en el mes de Julio inicié el proceso con la primer quimioterapia,que es un veneno muy fuerte que le es inyectado en el cuerpo y tiene muchas reacciones horribles como fuerte dolor de cabeza, náuseas, vómitos, desánimo, defensas bajas, nada de apetito, etc, etc, etc, a las tres semanas de haberme puesto la primera quimioterapia se me cayó poco a poco mi cabello hasta que me quedé sin un cabello en mi cabeza, ese proceso fue algo terrible, no podía asimilarlo, lloré y lloré pero sabía a donde tenía que encontrar mi tranquilidad y era buscar a Dios y doblar mis rodillas y le pedí a Dios por fortaleza y paz en mi corazón, porque sentía que algo se había desgarrado de mi interior; pero al mismo tiempo recordaba por el proceso que pasa el águila que sube a la montaña más alta para ser renovado,y renueva su pico, sus uñas y con sus uñas se arranca todas sus plumas y esperar 150 días para ser renovada, entonces decía Señor Jesús yo sé que tú me estás renovando a mi y que pronto como el águila yo saldré  enovada de este proceso con un cabello nuevo, y gracias a la misericordia de mi Padre Celestial poco a poco me fui sintiendo mejor. Pero los síntomas de la quimioterapia persistían pero yo sentía que Dios estuvo allí conmigo.

Y cada día era peor sentía que la próxima quimioterapia no la iba a aguantar; pero Dios me sostenía y mi familia que siempre estuvo pendiente de todo y me continuaron poniendo 3 quimioterapias más; pero en ese proceso difícil de mi vida aún en mi cama yo nunca dejé de bendecir a Dios y de alabarle y de creer que El ya había hecho el milagro, y me aferré a la palabra donde Jesús sana al siervo del centurión en (Lucas 7:7) “PERO DI LA PALABRA Y MI SIERVO SERA SANO”, y Dios ya me había dado la palabra a mi vida y yo declaraba yo sé que estoy sana decía y a pesar de todo lo que estaba pasando de lo mal que me sentía yo me levantaba, me ponía mi peluca o un pañuelo y le creí con todo mi corazón al Señor Jesús, estoy sana y levantaba mis brazos y le alababa.

Pasaron los días y Dios inquietaba mi corazón para cambiar de Doctor para saber una segunda opinión y Dios así lo permitió y en base a mi expediente clínico que yo tenía pasé consulta con una Doctora oncóloga y cual fue mi sorpresa que me dio el mismo diagnóstico; pero me repetía a mi misma "ES PUES LA FE LA CERTEZA DE LO QUE SE ESPERA Y LA CONVICCION DE LO QUE NO SE VE (Hebreos 11:1), yo seguía creyendo en mi sanidad, así que en contra del diagnóstico de los médicos, yo me aferraba a su promesa y recordaba mucho la palabra que dice “ ESTAD QUIETOS Y CONOCED QUE YO SOY DIOS” (Salmos 46:10), me hacía seguir esperando en Dios que cualquier día El me iba sorprender con una buena noticia.

Y para el mes de noviembre después de las otras 3 quimioterapias que me habían puesto llegó la hora de prepararme para la cirugía de la mastectomia y el Doctor cirujano que mi iba a hacer la mastectomia; me dijo todo le va a salir bien y sacó de la gaveta de su escritorio una tarjetita con una promesa y me dijo esto es para usted y decía “Clama a mi, y yo te responderé y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tu no conoces “ (Jeremías 33:3) y sentía que Dios siempre seguía hablando a mi vida y después me dijo el Doctor el día de la cirugía le voy a hacer la reconstrucción de su seno y no voy a ser yo quien la va a operar sino que las manos de Dios. Esas fueron sus palabras.

Para la Gloria de Dios así fue, todo salió muy bien y en todo el proceso Dios me iba mostrando sus propósitos porque en El no hay despropósitos y El tiene el control de todo. Pude darme cuenta que hay tantas necesidades en los hospitales y en cualquier lugar, que en este proceso Dios me ha usado a mi para dar una palabra de aliento, renovando la fe de las personas y para que conozcan al Dios que todo lo puede.

El primero de Diciembre de este mismo año 2009, la doctora oncóloga sorprendida me dió la respuesta de la biopsia donde me decía YA NO HAY CELULAS CANCEROSAS EN SU CUERPO , USTED ESTA SANA y me dijo en sus palabras usted ya no tiene nada así es que las quimioterapias que estaban pendientes ya no hay necesidad de hacerlas y ya no me pusieron más quimioterapias. 

 
GLORIA A DIOS DIJE. DIOS HIZO EL MILAGRO, CUMPLIO SU PALABRA, EN EL TIEMPO DE EL, QUE ES PERFECTO, LA GLORIA Y LA HONRA SEAN PARA EL, PARA EL DIOS QUE TODO LO PUEDE Y NADA HAY IMPOSIBLE PARA EL, NO HAY OTRO DIOS COMO EL, EL TODOPODEROSO, EL PRINCIPIO, EL FIN, EL ALFA Y EL OMEGA, EL GRAN YO SOY.








.

3 comentarios:

Noemi dijo...

Muchas bendiciones, no me canso de dar gracias a Dios y de compartir sus grandezas, gracias por ser parte de ello, quiero recalcar que en esa foto es una peluca la que uso porque estaba calva sin un cabello. Pero como el águila Dios me hizo un renuevo en mi vida y me dio un cabello precioso, la gloria sea para él.
Reciban las mas ricas y abundantes bendiciones, desde mi pais El Salvador Centroamerica.
www.creeenjesusyserassalvo.blogspot.com

Joao Cruzue dijo...

Cara Irmã em Cristo,

Tenho uma parenta que passou pelo mesmo câncer em 1998. Recebeu 42 bolsas de sangue, ficou 69 dias no hospital, tinha cabelos muito longos, usou peruca por mais de seis meses, mas Jesus também foi misericordioso com ela. Há 14 anos está completamente curada.

Bendiciones,

Irmão João

VINICIO SANTOS dijo...

ESTIMADOS HERMANOS:
Solicito a mi curacion divina de mi pié lastimado severamente.

Atentamente:
Jorge Vinicio Santos Gonzalez,
Documento de identificacion personal:
1999-01058-0101 Guatemala,
Cédula de Vecindad:
ORDEN: A-1, REGISTRO: 825,466,
Ciudadano de Guatemala de la América Central.