viernes, 28 de marzo de 2008

VII Congresso Evangélico Español

BARCELONA 2007

Photobucket
Pastor Pablo Simarro Dorado
Presidente del Comitê Organizador


"La iglesia evangélica que necesitamos
para el siglo XXI es aquella que más se parezca
al modelo de Cristo Jesús en fidelidad a las Escrituras,
espiritualidad y generosidad para los demás".



"Un millón y medio de personas profesan en España la fe protestante, cinco veces más que hace unos 40 años y el 10% de ellas son inmigrantes, según el Congreso Evangélico. Por ello, las entidades religiosas evangélicas reclaman un trato igualitario con respecto a otras religiones minoritarias -cada vez menos minoritarias- y han decidido trabajar para lograr una mayor proyección "religiosa, social e incluso política".

Éstas son las principales conclusiones con las que ayer cerró sus puertas en Barcelona el VII Congreso Evangélico Español, que se celebra aproximadamente cada 10 años y que reunió a más de 2.000 fieles desde el jueves. El ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, asistió a la clausura y se comprometió a avanzar en la cooperación entre el Estado y las asociaciones evangélicas pactada ya en 1992 y solventar algunas asignaturas pendientes, como la asistencia religiosa a los presos "en plena igualdad" y facilitar las instalaciones de centros de culto. Eso sí, en la próxima legislatura, añadió Bermejo.

Y es que la instalación de los centros de culto es una de las grandes preocupaciones de los creyentes evangélicos. El presidente de la Federación de Entidades Religiosas Evangélicas de España (Ferede), José María Baena, relató que determinados municipios cierran lugares de culto evangélico por "motivos técnicos y de sonido", una medida que no se aplica a otras minorías religiosas, dijo, como budistas o musulmanes. "¿Por qué a nosotros sí?". Baena apuntó que mientras algunas confesiones se contemplan como "algo exótico", determinados círculos siguen viendo las iglesias evangélicas como "sectas peligrosas". Baena recordó que la diversidad es una de las características del protestantismo.

El presidente del congreso, Pablo Simarro, defendió que las iglesias evangélicas trabajen para romper "las corrientes hedonistas y existencialistas en una sociedad que glorifica el individuo". Entre los compromisos citó la igualdad de la mujer, la lucha contra el cambio climático y el reto de la inmigración.

El ministro de Justicia aseguró que el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero "es muy consciente de la importancia del factor religioso" para lograr la integración de los inmigrantes. Fernández Bermejo destacó los avances en esta legislatura en el cumplimiento de los acuerdos de 1992. Entre ellos, citó la existencia de 160 profesores de religión evangélica en los centros de enseñanza públicos, el reconocimiento a efectos civiles de los títulos que ofrecen los seminarios evangélicos y la cobertura que la Seguridad Social ha dado a los pastores, también a quienes ejercieron durante el franquismo y no pudieron cotizar.

El congreso reunió a distintas denominaciones evangélicas, pero no a todas. Según Europa Press, metodistas y presbiterianos declinaron asistir alegando falta de pluralismo al no haber sido invitados algunos ponentes de los sectores más liberales".

AMANDA MARS - Barcelona - 10/12/2007


VII CONGRESO EVANGÉLICO ESPAÑOL



Conclusiones

"I - Proclamando Esperanza en Cristo
Las Iglesias Evangélicas de España, que se reconocen a sí mismas como pueblo protestante, se han reunido del 6 al 9 de diciembre de 2007, en el Palacio de Congresos de Barcelona, para celebrar el VII CONGRESO EVANGELICO bajo el lema “Proclamando Esperanza en Cristo”.

El Congreso ha dedicado sus sesiones a analizar y reflexionar tanto sobre la realidad interna de nuestras iglesias como sobre el momento en el que se encuentra nuestra sociedad. Ha estudiado los retos que todo ello plantea a la iglesia de principios del siglo XXI y ha identificado las posibilidades de servicio con el más firme propósito de proclamar y transmitir “Esperanza en Cristo” para el actual mundo hipermoderno.

Por todo ello los más de 2.000 congresistas reunidos en este evento y en su calidad de participantes en el VII CONGRESO EVANGÉLICO hemos llegado a las siguientes conclusiones provisionales de las cuales presentamos un breve resumen de las mismas.

II - El Evangelio, fundamento de nuestra esperanza
Si el evangelio ha de ser el fundamento de la esperanza de la humanidad, lo será sobre la base de promover una mentalidad y una ética cristiana que rompa con las corrientes hedonistas y existencialistas que primarán en el siglo XXI.

III - Cristo, esperanza de la iglesia
Cristo es la esperanza de la iglesia porque Él es su fundador, su sustentador y quien la manifestará en gloria.

IV - Proclamando la esperanza de Cristo al mundo
La esperanza de Cristo es profundamente terapéutica en un mundo sangrante: es poder de Dios para transformar personas, familias y sociedad.

V - La España que viene
Frente a una sociedad hipermoderna que glorifica al individuo proponemos recurrir a la sabiduría de Dios, fuente de vida abundante y de calidad.

VI - Iglesia y espiritualidad
La iglesia del siglo XXI ha de vivir su espiritualidad siguiendo la que practicó Jesús, que produce vida y libertad, como una maza que rompe las ataduras de la nueva religiosidad.

VII - La iglesia que está surgiendo en el mundo
Proponemos aprender de las experiencias que permiten encontrar las formas idóneas de relacionarnos mejor con la iglesia que está surgiendo en el mundo, la cual está formada por todo pueblo y nación.

VIII - La iglesia que necesitamos
La iglesia evangélica que necesitamos para el siglo XXI es aquella que más se parezca al modelo de Cristo Jesús en fidelidad a las Escrituras, espiritualidad y generosidad para los demás.

IX - Nuestro compromiso con la mujer
Frente a la discriminación y la desigualdad de la mujer, la iglesia evangélica tiene que impulsar al nuevo prototipo de mujer que se está levantado, comprometida con su fe cristiana, profesional, con un profundo sentido de la maternidad pero a la vez con un llamamiento para desarrollar todos sus talentos no sólo en la familia sino también en la sociedad y en la iglesia.


X - Nuestro compromiso con la misión
Frente a la necesidad de una coordinación de los esfuerzos evangelísticos de la iglesia proponemos la creación del Plan Estable de Coordinación Misionera en nuestro país.

XI - Nuestro compromiso con el cambio climático
Frente a las evidencias del cambio climático la comunidad protestante debe participar activamente en la búsqueda de soluciones ofreciendo su participación responsable.

XII - Nuestro compromiso con la inmigración
Frente al fenómeno de la inmigración proponemos impulsar la creación del Comité Evangélico de Inmigración e Integración para articular nuestra propia respuesta cristiana basada en la Palabra de Dios".

Site:
http://www.viicongreso.org/

.